El tren de San Lucas no acepta pasajeros. Solo enfermos. Es la única atención médica que reciben en todo el año miles de rusos que viven en aldeas remotas. Nos subimos a bordo de este singular hospital ambulante. Fotos: Emily Ducke