La Ballena Azul, el juego que se ha ha puesto tan de moda y que incita al suicidio preocupa a las autoridades y a las familias, pero… ¿cómo darse cuenta de si tu hijo está dentro de uno de estos?

ATENTOS A LOS CAMBIOS DE CONDUCTA

Los altibajos emocionales son normales en la adolescencia, pero cuando hay una ideación suicida son más llamativos. Hay que estar atentos si se quieren ‘cerrar temas’, si escriben cartas de despedida…

AUTOLESIONES

Las autolesiones son una manera de dar salida a un malestar que los adolescentes no saben cómo manejar. Tratan de desplazar el dolor emocional al cuerpo. La impulsividad en el comportamiento también es un rasgo que hay que vigilar.

EMPATÍA Y DIÁLOGO

Siempre hay que hacer caso al adolescente que verbaliza sus preocupaciones. No hay que tomar a la ligera las ideaciones suicidas ni pensar que son cosas de la edad. No hay que enfadarse. Su intención no es desafiar.

HAYA PAZ

Evitar peleas familiares o momentos de tensión que puedan afianzar en el joven la idea negativa del mundo que lo rodea. Buscar momentos de tranquilidad para hablar con él, pero sin interrogarlo ni contagiarle angustia.

PASARÁ

Los adolescentes tienden a pensar que lo que están viviendo no le sucede a nadie más, que nadie los puede comprender. Y se aíslan. Hay que enseñarles que los problemas son temporales.

TECNOLOGÍA

Reducir el tiempo que pasa conectado. Pero mejor negociar que prohibir. Retirar los dispositivos móviles y ordenadores de las habitaciones, especialmente por las noches.

BUSCAR AYUDA

El teléfono de ayuda y protección a niños y adolescentes en riesgo, de la Fundación ANAR, es el 900 20 20 10. Es gratuito y está atendido durante las 24 horas del día por psicólogos. El de ayuda familiar es 600 50 51 52.