Aunque hace meses que las fuerzas militares del gobierno iraquí están -dicen- a punto de recuperar la ciudad de Mosul, principal bastión del Estado Islámico, lo cierto es que los combates siguen por muchos barrios sin previsión de final. Por L. G. 

Para la niña de la foto, la guerra es tan cercana que se libra en la puerta de su casa, de la que entra y sale por un agujero en la pared de una habitación trasera. El agujero, por cierto, lo hicieron unos francotiradores de las fuerzas oficiales unas semanas antes. Como ella, otras 400.000 personas -la mitad, niños- viven atrapadas en el casco viejo de Mosul, casi sin agua ni comida.